Mi bebé

IMG_20150919_143446859

Quería escribir cómo fueron mis últimas semanas de embarazo, cómo se encajó mi niño y cómo me adelantaban las señoras que iban con andador…

Quería escribir como fue mi parto, esas 25 interminables horas que acabaron en un montón de lágrimas de felicidad y alivio…

Quería escribir de la tristeza posparto y el puerperio, algo que asusta y resulta maravilloso…

Quería contaros sobre el primer mes del recién nacido, ese agotador y a la vez increíble mes, en que cada minuto se hace una hora, y cada hora se pasa en un minuto…

Quería gritar que soy feliz, absolutamente feliz, y a la vez estoy agotada y sobrecogida…

Supongo que todo esto significa que ahora me he convertido en madre, y siento que mi corazón no me cabe en el pecho, que han cambiado muchas perspectivas de mi vida, y que ahora no sé qué haría sin ti, mi niño, mi gran amor 🙂 

Gracias por venir a iluminar mi vida, te quiero pequeñín.

(Más adelante iré contando un poco como fue todo en el final del embarazo, parto y posparto, ahora no encuentro el tiempo. Muchos ánimos para las mamás luchadoras, para las esperances y para las que luchan por el embarazo, SÍ SE PUEDE.)

Minientrada

Semana 34

Sigo viva. Sí, quería hacer una pequeña actualización, sigo viva y disfrutando a tope del embarazo, a pesar de los pesares 🙂 Os resumo:

La diabetes gestacional: súper controlada con mi dieta sin gluten, no he necesitado introducir apenas ningún cambio en mi dieta básica, y el azúcar está muy controlado. Estupendo! Sigo permitiéndome de vez en cuando un pastelito de chocolate sabiendo que no nos hace daño al peque ni a mí, eso me hace feliz 🙂

La coagulación: sigue muy loca, pasó de tener que bajar la dosis a estar otra vez no coagulada. Siguen vigilando y todo bien, así que no me preocupa mucho, lo único sería de cara a la anestesia epidural en el parto, pero si sigo con parámetros bajos de aquí al parto, no tendré ningún problema.

Mi espalda: sigue doliendo bastante, pero como sigo haciendo yoga y reposando mucho, me encuentro bastante bien, eso sí, salir a comer fuera, al cine, o de compras requiere normalmente analgésicos.

Por lo demás bien, seguimos preparando la habitación del bebé, haciendo obras y pensando muy bien lo que necesitamos y lo que no. La familia está super feliz, el bebé está muy bien aunque grandote, y es posible que nazca antes de tiempo. Cuando tenga un poco de más tiempo os cuento en más detalle 🙂

Un beso para todos!!!

Confío en la sabiduría de mi cuerpo..

Así empieza la meditación en clase de yoga para embarazadas, es el mantra que repetimos una y otra vez mientras hacemos los ejercicios de meditación:

“Confío en la sabiduría de mi cuerpo, para que el embarazo y el parto transcurran de manera natural”

El sentimiento es muy bonito, piensas en todas las cosas que realmente hace tu cuerpo sin que tú te estés dando cuenta, el delicado equilibrio de hormonas que se establece para la gestación, como se desarrolla la placenta, como crece el útero, cómo cambia físicamente tu cuerpo (tu columna, tus pechos, etc.) sin que realmente seas consciente de ello.

Image thanks to afritorial.com

Y yo me pregunto, ¿pero y mi cuerpo? ¿Me ha tocado uno algo tontito? No es nada desdeñable el trabajo que anda haciendo, pero… es que está como una regadera! Menos mal que solo “hace aguas” por algunos sitios determinados. Como sabéis, me salió el azúcar alterada en la prueba de tolerancia oral a la glucosa. Afortunadamente, y por lo que voy midiendo día a día, no parece una grave alteración, básicamente coma casi lo que coma no me paso de los rangos de glucemia indicados. Las únicas veces que me han salido levemente alterados han sido al comer fuera, y comidas límite tipo pizza o hamburguesa.

Como llevo una dieta libre de gluten desde hace años, comer fuera es un poco pesadillesco, y a veces no queda más opción que tirar de la comida basura, con todo el disgusto del mundo. Imaginaos los viajes de trabajo, terrible, no hay margen para la improvisación (bueno sí, morir de hambre, pero no es el objetivo). Así que fuera de esos casos excepcionales, mi dieta en casa es bastante sana, un poco hiperproteica, y visto lo visto, suficientemente buena para incluso darme caprichitos teniendo diabetes gestacional. Así que yo encantada, esta te la perdono, cuerpo mío, por todo el curre que te estás pegando al fabricar a mi bichito.

Por otra parte, querido cuerpo… Están las miradas de preocupación que me lanzan las hematólogas cada vez que voy a consulta. Sí, esta semana me he visitado con otra médica que no es la mía habitual, pero la conozco por ser la jefa de servicio del hospital público más cercano a mi casa. Tiene un nombre de estos de médicos de toda la vida, muy rimbombante y sonoro. Quería mandar un saludo a todos y disculparme por estas últimas semanas tan ausente. 

Como sabía de esta señora, aproveché en la consulta para acribillarla a preguntas sobre como marchan las cosas en ese hospital. La doctora fue sincera, le preocupa mi caso de sangrados extraños de cara al parto, el valor de anti-Factor X activado sigue en ascenso, dentro de límites, pero sigue subiendo y con una dosis menor de heparina. Nos dijo que estos casos no los lleva ella directamente, nos dio el nombre de la doctora que me trataría de cara a pedir una consulta, y nos recomendó programar el parto.

En ese momento yo me quedé en blanco, menos mal que maridín estaba ahí al pie del cañón haciendo preguntas… El caso es que dada mi especial sensibilidad a la heparina, no se fía de que cuando empiecen los pródromos del parto, la heparina lleve tiempo suficiente suspendida. Tampoco se fía de retirarme la heparina con demasiada antelación dadas las dos trombofilias y las cardiolipinas altas, dice que el bebé aunque nazca hoy estará bien, pero teme por mi salud si suspende el tratamiento.

La cosa está en que si no llevo 24h de heparina suspendida previa al parto, no pueden ponerme la epidural (si decidiera hacerlo) y si es necesaria la cesárea, debería ser de anestesia general, en lugar de intradural. Un rollo de cara a la analgesia, pero claro, aquí también entran los factores de sangrados extraños, ¿se desprenderá la placenta bien sin causar sangrado excesivo? Es necesario reinstaurar la heparina lo antes posible, ¿dará problemas?

Sea como sea, lo veo chungo, difícil, complicado, cuerpo ¿sabio? ¿por qué me haces esto? ¿Cómo puedo prometer a mi hematóloga hacer mucho ejercicio tres días antes del parto para que no me lo programe, si ahora en la semana 29 muero de ciática? ¿y cómo saber cuando se va a presentar el parto, quien tiene la bola mágica que diga ‘te quedan tres días‘?

Sé que el ejercicio de meditación dicta dejar la mente en blanco, pero cada vez que repito nuestro mantra, miles de preguntas vienen a mi mente… Ooohmm … confío en la sabiduría de mi cuerpo…

Diabetes Gestacional / Gestational Diabetes

Pues sí, me ha tocado la china, después del test de O’Sullivan positivo, y estando el chiquitín tan gordito, la verdad que lo veía venir.

Lo malo viene ahora, que tengo que iniciar una dieta libre de gluten, lactosa, algunos lácteos, algunas legumbres, y ahora sin azúcar. Deseadme suerte.

¿Qué podré comer? Me siento como en el sketch de Little Britain, donde sugieren una dieta basada en ‘polvo’ (dust). Pues así… De momento lo llevo bien, ya me dará el bajón más tarde cuando diga adios al chocolate… 

Image thanks to andrewchandler.net

Well, I got gestational diabetes. It seemed likely since baby was so bin and the short curve was positive.. so I’ll have to add to my gluten free, lactose free, dairy free diet, sugar free.

As in Little Britain, what can I eat? dust? do you have any dust?

Hugs 🙂

Semana 28

Pues sí, esta semana para mí han ocurrido varios eventos que quiero compartir, y es que normalmente el embarazo me va muy bien y sin novedades excesivas, pero esta semana ha sido diferente.

Pero esta semana he decidido definitivamente que hasta aquí llego con el trabajo, necesito pedir la baja médica. Cada día mi rutina se compone de levantarme medio en condiciones, llegar al trabajo, pasar un par de horas bien en mi puesto y luego me viene un dolor de espalda espantoso que me hace llorar, literalmente, es desesperante. Llevo semanas aguantando el tirón por sacar el máximo trabajo posible antes del parto, pero no puedo más, es muy pronto para los estándares normales, pero es baja o tirarme por un puente. Mi médico de cabecera se muestra favorable a dármela dado el embarazo de riesgo y problemas preexistentes de la espalda. La semana próxima iré a por los papeles, y ojalá no vaya a más, porque no me puedo tomar ninguno de los medicamentos de rescate aptos para el tercer trimestre de embarazo por riesgo de sangrados.

Hace dos días fui a hacerme una Eco 3D, el bebé lleva sin dejarse ver desde la semana 16, no podemos ver su carita desde hace meses y queríamos tener al menos un recuerdo. Fuimos con conocimiento de que podría no verse, y efectivamente, el muy remolón sigue usando la placenta de almohada y no separa la carita ni un pelo para dejarse ver. Reprogramamos la eco para dentro de dos semanas, ya rozando el límite de lo recomendable para estas ecos 3D (máximo semana 30), pero el médico quería ver si la placenta sube un poco y deja algo de agua delante de la cara para que salga la imagen. Eso sí, tenemos un bonito recuerdo del pito del nene, en 2D, 3D, 4D… con lo tímido que era, y lo exhibicionista que se ha puesto ahora!! Es lo único que se deja ver en cada eco, tenemos ya varias con el pito y la flechita apuntándolo jajaj 😀

En esta eco, que era una eco médica, no emocional, el gine que nos atendió se detuvo mucho en explorar al bebé y sobre todo centrarse en la evaluación de las arterias y venas que dan suministro al bebé, a la placenta, estudiar el corazón, etc. Nos quedamos tranquilos de que mi trombofilia no está afectando en nada al bebé de momento. Pero eso sí, ha salido con unas medidas altas para la edad, ahora su peso y medidas corresponden más bien con un feto de 30 semanas y algo, teniendo solo 28 semanas. Su peso ronda los 1.5 kgs, una barbaridad! Eso hizo al médico preguntarnos por la curva del azúcar.. según él.. le parece que va a salir alterada.

Y yo espero sinceramente que no! Ayer estuve toda la mañana liada con la prueba de la tolerancia oral a la glucosa, o la ‘curva larga del azúcar’. Qué mal lo pasé, y no me lo esperaba, ya que el Test de O’suvillan lo pasé sin pena ni gloria. Entretenida charlando con la enfermera mientras la convencía de que me pusiera una vía (lo logré, y menos mal) en lugar de darme 4 pinchazos, me bebí el limón hiperdulce ese sin darme cuenta, solo para soltar la botella pensando en qué mal me sentía y en por qué sería. Allí estábamos todas con náuseas, reinaba un silencio sepulcral de concentración anti-vómito… Hasta que una no pudo más y salió corriendo… Los resultados del percance son obvios, pobre chica que tiene que volver a repetir la prueba. Tuvo la delicadeza y buen tino de salir corriendo fuera de la sala, porque si no, como decían las otras chicas, hubiéramos ido una detrás de otra xD. En mi caso tampoco lo pasé bien, acabaron teniendo que reclinarme el sillón de extracciones y abanicarme un buen rato, esto por fortuna pasó en la segunda mitad de la prueba, cuando el brebaje ese debía estar ya más que digerido. Las otras chicas me daban ánimos: “aguanta, aguanta!! que te queda nada de la prueba y si no la tienes que repetir!!” 🙂

Para poner las cosas mejor, cuando ya me tocaba irme y me estaban retirando la vía, por el micro-agujerito del pinchazo empezó a salir sangre a borbotones, que no coagulaba. Ahí la enfermera que a primera hora no quería ponerme vía empezó a preocuparse (y seguro que a darme la razón en lo de la vía..) y a intentar cortar el flujo de sangre. Afortunadamente ya tengo truquis para esto, como presionar de cierta manera, elevar el brazo estirado, etc. Y entre dos enfermeros y yo conseguimos cortarlo sin que quedara siquiera un hematoma muy grande. Me quedo con el comentario del enfermero “menos mal estás bien por fuera“, que me hizo reír xD y me fui a casita a descansar del mal rato y del mal cuerpo. Espero que no me salga alterada la prueba, pero por si acaso me pongo a dieta con bajo índice glucémico desde ya 🙂

Un besote enorme para todos!

Baby Mapping

Últimamente noto que baby se ha movido de sitio y me está volviendo a dar pataditas en la vejiga, en el cuello del útero, etc. Y la verdad es que es muy incómodo. Buscando información por internet me he encontrado con una técnica super chula que quería compartir, pero como no son blogs de wordpress no puedo hacer reblogging. Por contra os pongo los enlaces, veréis que chulada para determinar la posición del bebé sin necesidad de una ecografía. Esto por supuesto es para chicas que estén de más de 25 semanas, ya que el bebé es más grande y se notan mucho más sus pataditas.

Las entradas de blogs que os encantarán al respecto y que transcribo abajo son las siguientes. Podéis leerlas aquí, aquí y aquí. A continuación copio el estupendo post:

Belly Mapping: Averiguar la posición del bebé mediante sus movimientos fetales

Descubrí el belly-mapping (mapeo o cartografía del vientre materno) en el embarazo de mi primera caracolilla. En aquella época tenía mucho tiempo libre y sonaba divertido. Me costó algunos días de práctica, pero al final logré averiguar su posición fetal y así lo confirmé en la siguiente ecografía.
Desde SpinningBabies (www.spinningbabies.com) nos explican que es una herramienta muy útil para saber la posición de la o el bebé y corregirla, si fuera el caso, para propiciar un parto lo más favorable posible. Pero para mí hay otra razón: es una forma preciosa de conectar con el pequeño/a, sintiéndole, imaginando como está colocado/a, si las pataditas son realmente patadas o cabezazos…

El embarazo de este caracolillo (o caracolilla) no tiene nada que ver con el primero, pues los ratos que no tengo que trabajar se los dedico a mi caracolilla mayor, que es aún una bebé, así que es una forma muy divertida de conectar con el chiquitín.

Se puede hacer en cualquier momento, pero es más efectivo en los últimos dos meses de gestación, aunque esta vez yo he empezado bastante antes. El proceso es el siguiente:

1) Dibuja el gráfico.

Dibuja un círculo o elipse, dividido en 4 cuadrantes, como si fuera un mapa de tu barriga, y anota el lado izquierdo, el derecho, la parte superior (fundus) y la parte inferior (pubis). Tu lado derecho será el lado izquierdo del papel y viceversa, como si te miraras en un espejo.

Y ahora empieza a concentrarte en sentir los movimientos fetales, puede ser un trabajo de horas o días… Anota en el papel dónde sientes más frecuentemente las pataditas, dónde las sientes más fuertes y dónde menos intensas, también dónde percibes un bulto grande de forma ocasional. También puedes anotar, si lo sabes, dónde estaba el corazón del bebé en el último control o buscarlo si dispones de un mini doppler casero. ¿Tú bebé suele tener hipo? Allá donde vibre, estará su cabecita, márcala con un círculo. Si no estás segura de alguna de las partes, no la dibujes. Pronto las reconocerás todas, rellena sólo las partes de las que estés segura.

2) Imagina a la/el bebé:
Esta es mi parte preferida 🙂 El bulto que sientes es el culete de la /el bebé, las patadas más fuertes serán los pies y piernas y las más suavecitas serán los brazos y las manos. Apúntalo todo en tu gráfico.Ahora coge una muñeca o peluche (que se blandito, para que puedan doblarse bien sus extremedidades) y haz coincidir las distintas partes del cuerpo del bebito o bebita con las del muñeco.
Siempre ten en cuenta que hay tres opuestos en el cuerpo del bebe: La cabeza y el culete se encuentran siempre en distintas mitades, al igual que la barriga y la espalda y los pies y las manos.

3) Nombrar la posición:
Esto dependerá de tres factores, que identificaremos con una letra (en inglés):
¿En qué parte del cuerpo de la madre está la espalda de la/el bebé?
Puede estar situado en el lado izquierdo (L-left en inglés) o en el lado derecho (R– right)
¿Qué parte del cuerpo de la/el bebé está más cerca de la pelvis de su madre?
Lo más habitual es la presentación cefálica, es decir, que el occipucio sea lo que el/la bebé presente primero (O-occiput en inglés), aunque también existen otras variantes: en la presentación podálica, el bebé presenta el sacro primero (S-sacrum en inglés) o en raras ocasiones también puede presentar la barbilla (M-mentum) o la frente (Fr-Frontum)
¿En qué parte – lado, frente o espalda- está situado el/la bebé?
La última letra se refiere a la posición respecto del cuerpo de la madre. Podrá ser anterior (A), cuando el/la bebé se sitúa hacía el frente, o posterior (P), cuando se sitúa hacia la espalda de su madre. También existe la posición transversa

El ejemplo del dibujo se correspondería con la posición “LOA” left occiput anterior, es decir que el/la bebé se encontraría situado en el lado izquierdo del vientre de su madre, con su espalda pegada a la curva de la barriga y la cabeza (el occipucio) es la parte más cercana a la pelvis de la mamá.

Más información:
– Sobre BellyMapping:  en la web de SpinningBabies (en inglés) y en español (resumido)
– Sobre posiciones fetales: en la web de El Parto es Nuestro

Al ver esta explicación, me ha encantado y me he puesto directamente a hacerme mi mapa para averiguar como anda baby, que me quiere sacar la vejiga para abajo a golpe de patada! Este es el resultado:

baby-map-25.06.2015

Así que baby está en podálica-transversa, creo que con la espalda apoyada en la curva de mi barriga por la parte izquierda (LST) 🙂 Una pasada, tener ahí a una personita creciendo y moviéndose a su bola 😀 La semana pasada estaba en cefálica más agustito que nada (y yo también, esta pose es más incómoda). A ver que tal, quiero hacer un diario con esto y guardarlo para la posteridad 🙂

Besitos!

For information about baby mapping, i.e., determining the position of your baby on your belly without a sonogram, you have information in english here.

Hugs 🙂

Hastío

Que rica es la lengua española a veces comparado con el inglés, qué difícil sugerir todos los matices de una sola palabra en otro idioma. Imposible traducir hastío al inglés (boredom, weariness.. ) y poder transmitir lo mismo..

Llevo varios días con mucho estrés en el trabajo, muchas tareas, a veces malas palabras de jefes (sin intención de herir por supuesto), muchas fechas límites para dejar cosas puntuales listas antes del parto. Y ha empezado el verano, el calor, la pesadez de esta época, las tardes que no cunden porque las digestiones se hacen lentas y pesadas, las noches en las que no se puede conciliar el sueño por el calor agobiante y la brisa que no corre…

El calor y el estrés siempre me hacen replantearme mi vida, me siento cansada, siento que corro en una dirección y no sé si es la correcta ¿Qué quiero hacer con mi vida? ¿Tanto esfuerzo en este trabajo merece la pena? ¿Qué quiero hacer de verdad con mi vida? No lo sé, … hastío… cansancio… desgana…

Y mi mente salta volando a otros lugares y otras épocas. ¿Más felices? no, puede que no, ni mejores ni peores, pero son momentos que se quedan grabados a fuego en la memoria, lugares felices, a los que quieres volver aunque solo sea durante unos segundos. Os pinto dos momentos que quedaron prendidos en mi memoria hace unos años, y que considero mis lugares felices, nada de cocos y palmeras en una playa tropical:

Septiembre, Noruega, viajando en tren por el centro del país. No puedo despegar la nariz de la ventana, es medio día pero los bosques y lagos por los que pasa el tren están bañados de la luz más dorada y maravillosa que os podáis imaginar, una luz de atardecer luminoso, de cielo azul intenso, de bosque verde dorado y lago azul muy vivo. No puedo parar de echar fotos, intentar plasmar mi asombro ante el paisaje. Veo pasar granjas de tipo nórdico, con sus tejados nada parecidos a los de aquí, veo a veces salpicadas casitas en el paisaje. Sigo disfrutando de este precioso paisaje boquiabierta, absorbiendo cada detalle. Entonces, en un abrir y cerrar de ojos lo veo, esa imagen que queda grabada a fuego en mi memoria, en lo que dura un suspiro, pasando con el tren, veo una adorable casita en mitad de un valle, rodeada de un jardín precioso donde hay desparramados por el césped de forma informal muchos juguetes de bebé, de todos los colores. No hay nadie a la vista. Y el instante pasa. Pero mi corazón se queda allí, me encantó este momento congelado en el tiempo…

 Agosto, Finlandia, en una casita bungalow a la orilla de un lago. Después de un rato de sauna y de salir a pasear en barca por el lago, este maravilloso país nos regala el atardecer más precioso que he visto en mi vida. Rodeados de bosque, solos, tranquilos, ni un ruido más que el suave romper del agua en la orilla. No hace frío ni calor, no hace viento, sentados en la arena de esta playa de lago, nos quedamos embelesados con el espectáculo. Luz dorada, cielo encendido con colores de oro, naranjas, morados, que refleja el lago como un espejo. Mi marido pinta un corazón en la arena mojada, ese instante, es el paraíso.

*Update* 24/06/2015

For those who can read in english, this article has recently come to my hands, and I felt myself very touched about it. This piece has become viral in the research community, the advice of a veteran researcher for us youngsters. It must be the hormones, but I feel I need to re-think my life, my work and figure it out before my husband and I go unemployed, which will happen in not so many months. As they say, food for thought!